Septiembre 2019

Cada Planta se desarrolla en un suelo especifico con determinadas condiciones de humedad por lo que necesita diferentes cantidades de horas de luz.

Por ello es importante, conocer tres componentes fundamentales para que tus plantas se desarrollen sanas y fuertes.

SUSTRATO:
El suelo es el medio donde la planta se va desarrollar, alimentar y extender sus raíces. Es la mezcla de componentes que, combinados, hace que nuestras plantas se desarrollen mucho mejor. Cada planta lleva un sustrato acorde a sus necesidades.

Existen mucho tipo de suelos, y no todos son beneficios para ellas, conocer el tipo de suelo nos permitirá corregirlo, en caso que fuese necesario.

Existen diferentes correctores y abonos orgánicos.

Entre los mas comunes encontramos

  • Hums / lombricompuesto: Tal como su nombre lo indica, es el resultado del proceso de compostaje, transformación biológica de restos vegetales y animales. Es un sustrato muy rico en materia orgánica y nutrientes. Es ideal para todas las plantas, ya que mejora notablemente las características físicas y biológicas de las tierras.

OJO el exceso de este abono en macetas puede ser perjudicial.

  • Pinocha: Son hojas de pino compostadas, se utilizan para bajar el PH y lograr un medio acido para ciertas especies. Como por ejemplo la Azalea.
  • Turba: Se origina a partir de la lenta descomposición de materia orgánica vegetal, aliviana el suelo, retiene agua y baja el PH.
  • Estiércol: Proviene de caballos, vacas, cerdos y aves de corral se recomienda usarlos fermentados y secos son una excelente fuente de nitrógeno.
  • Perlita: Es un mineral capaz de absorber veinte veces su peso en agua. Mantiene aireado el sustrato, su PH es neutro y no aporta ningún tipo de nutriente; se utiliza solo en macetas.
  • Vermiculita: Es un mineral y se utiliza como texturador para mejorar la porosidad y retención de agua en el suelo.

RIEGO

El agua es la vía por donde los nutrientes del sustrato son absorbidos por la planta. El riego es importante en cantidad y frecuencias adecuadas.

En el verano, donde las temperaturas son altas, el momento del día ideal para regar es el atardecer, una vez que el sol ya está escondido. Debemos evitar regar en pleno rayo de sol.

En invierno, es preferible regar a media mañana ya que los riegos nocturnos intensifican el frio en el sustrato y eso podría congelar las raíces.

Existen diferentes formas de riego, en casi todas, salvo excepciones, debemos evitar mojar el follaje (el conjunto de hojas) de nuestras plantas.

Para aquellas plantas que están en maceta, y requieren de mucha humedad, una buena técnica es colocar en un plato hondo piedras o gemas y sobre ellos apoyar la maceta, luego llenar el plato con agua, pero sin que llegue a tocar la maceta, el agua se renueva a medida que se va evaporando, esto genera un microclima de humedad.

CUIDADO, las plantas pueden sobrevivir a la falta de agua, pero es muy difícil que sobrevivan al exceso de agua. Por eso, siempre debemos tener en cuenta, que las macetas tengan los orificios de drenaje adecuado, e incorpora perlita en tu sustrato, lo que va ayudar a que ellas no se ahoguen y asfixien por exceso de la misma.

EXPOSICION AL SOL

Cada lugar ofrece diferentes condiciones de luz; y cada escenario es una oportunidad para diferentes especies de plantas, elegir las plantas de acuerdo a las condiciones de exposición de luz es muy importante para el desarrollo de las mismas.

Por eso debemos identificar, cual es el movimiento del sol en nuestra vivienda y como es cada rincón de nuestra casa para colocar plantas de interior. Teniendo en cuenta que el asoleamiento es diferente en verano que en invierno.

Si una planta toma mayor o menos cantidad de hora de luz que la que necesita, mostrara diferentes síntomas, crecimiento débil, enfermedades, pestes, ausencia de floración entre otras. Demasiado sol, produce marchitamiento y quemado en las hojas, la falta de sol la notamos en los tallos los cuales se estiran, alargan y afinan buscando la luz, otros síntomas son el crecimiento lento y perdida de color.

El gado de exposición al sol de una planta varia de acuerdo a la especie; lo bueno es que existen plantas con altos requerimiento de exposición de luz solar, otras de media intensidad y otros de bajo exigencia.  Esto significa que tenemos diferentes opciones para los distintos ambientes de nuestra casa.

 

Ahora ya SABES, antes de ir al vivero arma un croquis de tu casa – incluyendo patio, balcones y terrazas. Anota todas las características importantes de cada espacio, cuanta luz recibe y en qué momento del día, tanto en verano como en invierno, si es un espacio húmedo o seco, si es interior y está cerca de un calefactor o aire acondicionado. También identifica los puntos focales, una esquina que llame mucho la atención, alguna ventana en donde entre mucho sol por la mañana y quieras que se destaque algo tanto interior como exterior. Anota todos los detalles.

Una vez que tengas anotado todos los detalles. Podes ir a una guía de plantas y arma una lista con especies que se adapten a cada rincón de tu jardín y de tu casa. Esto te va permitir asegurarte las especies indicadas cuando vayas al vivero.

 

Por Josefina Aguad

Ingeniera Agrónoma y Paisajista.