Martes 30 de julio de 2019 – 16:38 | Actualizado: 30/07/2019 – 16:40
Aquellos que no hayan declarado construcciones o ampliaciones en sus inmuebles, deben pagar retroactivos. Catastro detecta las infracciones y las cobra Rentas.
Más allá de que un contribuyente haya abonado el pago único del Inmobiliario de este año o se haya adherido a la cancelación en cuotas, es posible que tenga una novedad más para pagar: la “Cuota 81”.
El código corresponde a revalúos catastrales que está cargando Rentas a partir de informes que le envía la Dirección de Catastro.
Se trata fundamentalmente de la detección de mejoras que no fueron declaradas voluntariamente por los propietarios. Los técnicos del organismo analizan imágenes satelitales de 2014 adquiridas por la Provincia y las comparan con las nuevas. Así detectan mejoras o metros añadidos, y cuándo fueron hechas. Rentas luego aplica el impuesto con retroactividad. Por eso aparecen obligaciones de 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018.
El mecanismo no es nuevo, el tema es que este año los casos se están multiplicando a partir del riguroso entrecruzamiento de datos. Además, los valores se potencian porque se aplicó la información obtenida del estudio territorial inmobiliario, que revalorizó la tierra. Por ese análisis se ajustaron a precio de mercado las valuaciones fiscales usando técnicas de geoestadística.
“Lo que se hace es corregir la base imponible que tiene un inmueble, ya sea porque se han sumado más metros o han habido mejoras en el barrio: por ejemplo una plaza, asfalto, cordón cuneta; todo eso hace que el valor del inmueble no sea el mismo que cuando se hizo el cálculo del impuesto”, explicaron a La Voz desde Rentas.
La deuda se carga en el inmueble a medida que se van haciendo los análisis, por lo que no necesariamente operó a comienzos de año. “Se van ‘subiendo’ cuando se detectan y se le comunica al contribuyente por el domicilio fiscal electrónico o físico”, explicaron.
La deuda, que puede ser de hasta de cinco años para atrás (hay casos de 2014), se carga como obligación no vencida (sin intereses) y se da un plazo. Una vez superado ese límite, los contribuyentes se pueden adherir a un plan de pago o abonar al contado sin recargo.
El ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, aclaró que “es gente a la que se le ofreció declarar mejoras, se le dijo que se iba a revisar, incluso se abrió la posibilidad de declarar sin recargo y no lo hizo. Ahora va a tener que pagar”.
Las dudas se pueden consultar en el Facebook de Rentas o llamando al 0800-444-8008.
FUENTE: LA VOZ