Jueves 21 de marzo de 2019 – 00:30
El “costo Córdoba” en la actividad desarrollista, considerado en el sector como uno de los gastos “evitables” en la construcción privada de viviendas, sigue siendo alto. Pero la novedad es que tuvo una baja leve por un descenso en las exigencias de las obras de infraestructura.
Los datos fueron presentados ayer por la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc) en el marco de la Expo Construir, que se desarrolla en esta ciudad y que finaliza hoy.
El estudio releva una serie de costos que no están directamente ligados a la construcción, sobre la base de un edificio levantado en barrio Güemes, con 75 departamentos.
El análisis comenzó en 2016, hubo una segunda versión durante el año pasado y ayer se presentó una tercera, con datos actualizados hasta diciembre pasado.
Entre la anterior medición y la presentada ayer, los costos pasaron de tener un impacto de 16,8 a 15 por ciento. Sobre el edificio en cuestión, pasó a representar de 13 a 11 departamentos, aunque para los desarrollistas el impacto final sigue siendo alto.
“Esto es lo que explica el precio de los inmuebles. No es porque sí que se llega a los valores en pesos actuales”, argumentó el presidente de la Ceduc, Pablo Balian.
Los impuestos y tasas que aplican la Provincia y la Municipalidad representan 7,6 por ciento, casi el mismo nivel anterior (7,8 por ciento). Para 2019, se espera una baja en la presión impositiva, según Javier Novillo Saravia, titular de Novillo & Asociados, porque “empieza a aplicarse una reducción a la mitad en la alícuota de Ingresos Brutos”.
Lo que se disminuyó fue la incidencia de las obras de conexión a los servicios públicos, al pasar de 4,8 a 3,5 por ciento del costo. Según la Ceduc, la infraestructura debe ser hecha por el Estado, pero son exigidas al desarrollista y, finalmente la terminan pagando los compradores.
Según Balian, Ecogas fue la prestadora que bajó el nivel de exigencia tras la actualización de sus tarifas. Pero aclaró que no sucede lo mismo con la electricidad y el agua potable.
“Hoy el sector público invierte en obras de infraestructura 185,57 dólares por habitante por año. La empresa desarrollista, para dotar de servicios a un emprendimiento, debe invertir mil dólares, cinco veces más”, resaltó Balian. El resto del “costo Córdoba” está compuesto por derechos a la construcción (2,4 por ciento) y por aportes a colegios profesionales (1,6 por ciento), prácticamente similares al anterior registro, de 2,4 por ciento y 1,7 por ciento, respectivamente.
Expectativas
Sobre el nivel de actividad, Balian resaltó que el mercado “parece estar encontrando el piso, porque ha dejado de caer”. Y agregó: “En enero y febrero pasados se registraron mejorías muy puntuales y si esto se consolida se puede esperar que el año termine en positivo”.
En esto coincide Martín Roca, director de Rode. “El ajuste de la macroeconomía es durísimo, pero si calma la inflación, habrá reactivación a partir de septiembre”, opinó.
Para los empresarios del sector hay dos escenarios diferentes, según hacia dónde se oriente el resultado de las elecciones. “La expectativa de cuánto va a medir uno u otro candidato va a determinar el dólar”, señaló Martín Teicher, de Grupo Elyon.
En este marco, el mercado inmobiliario tiene mucho que remontar. “Hoy la actividad se está estabilizando en un nivel 35 a 55 por ciento menos que el promedio histórico, según la zona y el producto; pero cuando se mueve el dólar, la actividad se termina”, agregó Leonardo Frankenberg, presidente del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios.
Actividad en números
El mercado trabaja a la mitad del promedio histórico.
35% a 55%. Es la caída en las ventas en el mercado inmobiliario respecto a los valores históricos, según el Colegio de Corredores (CPCPI).
11 unidades. De un edificio de 75 departamentos en Güemes de 5.000 metros cuadrados, el “costo Córdoba” representa 11 unidades.
259.021. Córdoba tiene un déficit habitacional de casi 260 mil viviendas si se incluye las necesidades de ampliación, según el Foro de la Construcción.
FUENTE: LAVOZ / DIEGO DÁVILA